Montesclaros: Historia y tradición

Montesclaros es una población española de la Sierra de San Vicente en las Tierras de Talavera de la Reina, provincia de Toledo (Castilla la Mancha, España).

El término "Montesclaros" está compuesto por el nombre Montes y el adjetivo Claros, ambos del latín Montes y Claros respectivamente. El nombre se debe al hecho de estar rodeado de montes y cerros calizos. Según Eliseo Rodriguez Albarrán (escritor y artista nacido en el municipio), es probable que antes de la fundación del pueblo ya existieran extracciones de cal en la zona donde se ubica el mismo. Según otra teoría, su nombre puede tener su origen en su localización ya que se establece en un claro del bosque.

Mapa Montesclaros

Montesclaros se encuentra situado en un llano pequeño mirando al Sur. Pertenece a la comarca de la Sierra de San Vicente y linda con los términos municipales de Hontanares y Mombeltrán al norte, en la provincia de Ávila; Navamorcuende al este; Cervera de los Montes, Segurilla y Mejorada (separados por el río Guadyerbas) al sur; y Velada al Oeste en la carretera de Toledo.

Como curiosidad, indicar que es atravesado de norte a sur por el arroyo del Bermejo, afluente del anterior citado Guadyerbas.

En un documento del 4 de Diciembre de 1276 en el que Alfonso X prohíbe la caza de distintas especies cuando están en celo, aparece citado, entre otros, Montes Claros. Pero no es hasta 1491 cuando adquiere el título de Villa gracias a María de Luna, hija y rica heredera del Condestable de Castilla, Álvaro de Luna. Con este título deseaba la insigne dama paliar los robos y muertes que acaecían en los montes cercanos. Quince vecinos de Navamorcuende recibieron la facultad de repoblarla.

A mediados del silgo XIX tenía 62 casas construidas en piedra tosca y barro, además de una escuela dotada con 750 reales a la que acudían 8 alumnos.

 

De las rocas calizas de los montes de Montesclaros salieron las piedras con las que están realizadas las fuentes de Cibeles y Neptuno en Madrid.

 

Fuente de Neptuno

 

 Día de San Sebastián (20 de Enero)


El día de San Sebastián se celebra en Montesclaros con mucha devoción. Aunque siempre ha sido fiesta de un solo día, se vive muy intensamente el mismo.

Por la mañana se celebra la Santa Misa y se bendicen los bollos de pan con anises, que posteriormente se repartirán entre todos los vecinos del municipio, también se les dará a quienes nos visiten este día, pues así es costumbre desde tiempos inmemoriales, el significado es "repartir la caridad entre todos".

La Hermandad de la Caridad es la encargada de hacer o comprar los bollos y llevarlos a la iglesia para su bendición. Por la tarde, se encargarán de repartirlos casa por casa, uno para cada miembro de la familia. 

 


 

Al atardecer, se ofrece un refrigerio en un local perteneciente al Ayuntamiento, donde además de degustar el pan con anises, se podrá degustar chorizo, queso, y vino de pitarra, todo ello elaborado en Montesclaros.

San Sebastián cuenta todos los años con un Mayordomo que paga la misa en función de lo que haya costado la subasta para tal fin. El Mayordomo siempre invita a un refrigerio después de los actos religiosos. Se traslada el Santo hasta la Ermita sobre una peana y cuatro banzos, siendo llevado a hombros por las cuatro personas que más pujaron en la subasta el año anterior.