El Hogar del Jubilado se inauguró hace varios años en la calle que sube hacia la Iglesia.

Ofrece reducidos precios a personas de avanzada edad. El ambiente es tranquilo, no muy recomendado para gente joven, pero si desde luego para poder tomar algo sin mucho movimiento o ruido cerca.